domingo, 4 de marzo de 2012

CONSTRUCCIÓN DE PAREDES DE PIEDRA SECA.

Cuando paseamos por el campo, disfrutamos de la naturaleza, y a veces, además de las construcciones de los hombres, que perduran durante muchos años. Nos asombra sobre todo, las largas e interminables paredes de piedra seca, que cubiertas de musgos, nos hacen retroceder al pasado y preguntarnos como lo harían y más aun, cuando tiempo emplearon en hacerlo. Hoy por hoy, los hombres estamos atados a un reloj y a un consumo excesivo de bienes. Cuando tenemos la necesidad de realizar un cercado en una parcela, lo primero, es pensar en una alambrada de malla o de espino.

Pared reconstruida


No hace mucho tiempo, me cedieron una pequeña parcela para volver a hacer de ella, el huerto que era, estaba llena de zarzales y las paredes que la cercaban estaban caídas. Me propusieron algunos “quema los zarzales”, y otros “pon alambres de espinos para que no salten las ovejas”. Pero lo que yo quería, es mantener el equilibrio entre la naturaleza y el hombre; no destruir y tapar sino descubrir y construir con los materiales que la naturaleza me brindaba. Por eso, decidí desbrozar con calabozo los zarzales y reconstruir las paredes.

Soy algo profano en el tema de construcción de paredes de piedra seca, así que lo primero que hice es buscar en Internet y bibliografía del tema. A parte; después de varias reconstrucciones y caídas conseguí realizar la deseada pared de piedra. De mi experiencia saque varias conclusiones que quiero compartir:

A veces las paredes suelen coronarse con zarzales.

1º Empezamos por limpiar la zona donde vamos a hacer la pared de piedra seca; buscando los cimiento o creando una zanja que será nuestra base.
2º Disponemos del material que nos brinda la naturaleza, eso si no lo compramos en palets.
3º Siempre hay que poner de base las piedras más gruesas que disponemos, y encimas las más livianas.
4º Para realizar una pared de piedra seca hay que romper la continuidad vertical y horizontal (Fuentes Yagües, 1989), esto es, que una piedra se asienta sobre 2.
5º Toda piedra tiene una cara buena, y sino, la hacemos nosotros, esa cara es la que va a mirar hacia fuera; la calzamos y llenamos los huecos con piedras; presionando con una maza para que compacte y quede el menor número de huecos en la pared.
6º Para mantener la rectitud en la pared se puede optar por poner cordones que guíen la pared que estamos haciendo.

7º Para coronar la pared utilizamos piedras planas evitando que entre humedad dentro de la pared; si no disponemos de piedras planas, podemos utilizar piedras redondeadas.
8º A medida que vallamos realizando la pared es recomendable comprobar la estabilidad de la misma empujándola o intentando moverla.

1 comentario:

  1. Enhorabuena por la entrada Germán.
    Me ha gustado.
    Un abrazo.
    Javier.

    ResponderEliminar